lunes, 15 de septiembre de 2014

NOTICIA SINGULAR


En el diario El Comercio de Gijón, con fecha 28 de septiembre de 1990, en la sección que lleva por titulo: Viejo Gijon, traen a la misma, noticias y sueltos de diversa índole acaecidos en esa villa, hace años, incluso, un siglo. En una de ellas: Hace 75 años (1915), dice el epígrafe, da cuenta de lo siguiente:

TENNIS.

"Hoy, por la tarde, se verificará un interesante campeonato en la «Asociación Tennis Internacional», Sección Gijón, entre distinguidos jugadores de la capital y varios elementos de esta villa".


No se puede expresar mejor y con menos palabras un sentimiento de inferioridad, de "complejo" congénito o adquirido, marcado a fuego, que habita y se reproduce en la sentida tierra de Jove.

Nadie se atrevería a poner en duda la categoría humana y profesional de Francisco Carantoña, director, por entonces, del periódico y gijonés de pro. Reconoce la idiosincrasia de la villa y plasma en esta escueta noticia, el verdadero papel que les corresponde a los habitantes de la vecina y bella localidad costera.

Contrasta, por otro lado, con el "grandonismo", muy arraigado en el Principado, pero que en el caso gijonés alcanza lo sublime, publicitando las buenas cosas de la villa (sin duda), que la enriquecen, distinguen y de las que se enorgullecen. Vease ejempl. Iglesiona, escalerona, mareona, panerona, acerona... y hasta Garcíona, éste, en verdad, era muy grande; además de simpático.

En fin, como fue siempre: Un señor de Oviedo (distinguido), y un "puntu" de Gijón (elemento).



76 años después, todo seguía igual. Y, parece ser, continúa. Es inutil luchar contra el destino, el que nace ...

sábado, 20 de julio de 2013

Llamando a Marte, un miercoles


LA ESPERADA COMUNICACIÓN A MARTE

El doctor Mansfield Robinson (de pie y con los auriculares puestos) esperando, en la madrugada del 24 de octubre de 1928 (miércoles), la respuesta a las señales radiotelefónicas lanzadas desde la estación de Rugby (Inglaterra) a los supuestos habitantes del planeta Marte. Ni el profesor Robinson, ni el astrónomo Low (agachado en la fotografía), que a titulo de especializado en el estudio de aquel planeta presenció la experiencia, pudieron recoger emisión alguna. (Daily Mirror) 

















lunes, 29 de abril de 2013

LA TRIBU.


LOS DORIAN.



Hace ya algún tiempo que comencé a distinguirlos. No recuerdo, de manera fiable, cuanto hace de ello; debo reconocer que no tengo facilidad para el flashback. Resultan fáciles de identificar: marquistas, obstinados al patronaje juvenil; persistentes a los colores pastel y a reflejarse el cabello. En sus inseparable y aparatosos bolsos llevan su atrezzo: desde el viejo rosario de la abuela, una pulsera de mama, botellín de agua (importación) --puede que hasta "agua de azahar" por si les viene el subidón--, revista GQ, perfumes, cremas, gafas,  pañuelos de seda, toallitas, higiénico, tangas, harapos diversos; todo un largo revoltijo. Estetas. Escépticos a casi todo lo que no guarde relación con la imagen y el exhibicionismo: moda, cosmética, decoración e interiorismo (vario); estetica en general. Instalados en un narcisismo exacerbado. Les gusta hacerse notar, diría que provocar; es decir, todo menos pasar inadvertido. Asiduos a los establecimientos after-work, cocktail-lounge, etc.; apasionados por el photocall. No suelen beber alcohol, pues reseca la dermis, suelen encender algún que otro cigarrillo...más bien para la pose. Asexuales. Difíciles de catalogar de forma antropométrica: imbricados de ambos géneros; ambiguos, no alcanzan a definir con claridad su orientación sexual: frecuentan la amistad femenina. Afectados. Detestan que los tomen por gay, aunque rechazan cualquier signo externo de virilidad. Quebradizos e inseguros de su identidad, suelen padecer crisis "horribilis" ante el espejo. Compulsivos. Buscadores incansables de tendencias. En la imitación de sus paradigmas elevan la forma más clara de adulación. Beben de los principios del snob: una vez que aquello que proclaman o publicitan se haga común, vulgar; pasará a ser, rapidamente, aborrecido. Efímeros. Estas criaturas no sienten necesidad de compañía, entendida como pareja convencional, --ni dan ni se dejan dar-- ansían ser tratados como un perfecto y frágil objeto; distintivo de pertenencia y buen gusto: un campo de hibridos, expectante, a que una sensible, cariñosa y protectora mano los adopte. Hedonistas recalcitrantes. Querubines de belleza inmaculada. Criaturas quiméricas en pos de la fábula de Fausto, a cambio de no soportar el estigma, la imperfección o la indiferencia. Pese a todo, el subconsciente les asegura que nunca mearan colonia.

Al final creo que se me ha ido la mano, o la cabeza; o las dos cosas. Espero que Mephisto sea indulgente conmigo.





jueves, 12 de julio de 2012

VAGUEDADES (2)



                                                    RECORDANDO:    GAUCHE DIVINE.

Oriol Regás
En España, avanzada ya la década de 1960 y proveniente de las vanguardias establecidas en el país vecino del norte; va tomando forma entre las clases acomodadas de la cosmopolita, fabril, pujante y burguesa ciudad de Barcelona, una corriente socio-cultural, heterogénea y aperturista. Intelectuales de distintas disciplinas artísticas. En un principio muy ligado a la Escuela de Barcelona, movimiento cinematográfico muy próximo a los conceptos de la Nouvelle Vague, imperante en Francia. Personas con inquietudes: emergen las editoriales, el teatro, la música de autor (nova canço), la moda, el diseño, la arquitectura, etc. Fue bautizada por el periodista Joan de Segarra como GAUCHE DIVINE. Eran gente de izquierdas, libres, no militantes; partidarios de la autogestión, enemigos de las subvenciones. Un estilo de vida, una forma de comportarse, de vestir: libertarios. Deseaban huir de aquellos convencionalismos centralistas en una España de larga posguerra. Era el hecho diferenciador frente a una cultura costumbrista, rancia y embutida de un chabacano folclore castizo y trasnochado, impuesta por el régimen autoritario. Amantes de la buena vida. Noctámbulos empedernidos. Dados a las tertulias y muy aficionados a las libaciones. Como en todo movimiento ciudadano tuvieron sus iconos. Destacado fue el hacer de un conocido empresario, impulsor y animador cultural: Oriol Regás. Viajero empedernido y avanzado importador de las tendencias en boga, tanto en París como en Londres. Sin citar nombres, como suceso popular que alcanza notoriedad, sería conveniente separar la paja del trigo -cierto es que hubo mucho figurante-, si bien, existe una larga e importante nómina de prestigio alumbrada en aquellos años.

Los Progres:  La respuesta.

J. P. Sartre 
Es posible que este modismo llegase a rebufo de los retales o restos del para entonces trasnochado existencialismo auspiciado por: Kierkegaard, Heidegger y acólitos como, Sartre, Camus, etc., aunque con retardo considerable y por otros cauces. Ocurre, que al contrario que aquellos, estos, se arrogan de todos los valores tangibles no haciéndole ascos a todo lo que ello encierra. Suelen refugiarse en una especie de cultura de ocasión; sectaria, contestaría y panfletera. Con enorme capacidad para  amparar todos los fracasos de una izquierda radical y perniciosa; creando a su vez una clientela paniguada de subvenciones, influencias y altanera. Sus créditos son sus privilegios. Son en  cierta manera los snob del s.XXI; de tendencia iconoclasta y selectiva, con matices marcadamente políticos. Es lo que Sartre definía -con conocimiento de causa-, proletarios de cuello duro.  Hoy, nuevamente, los vientos corren favorables para la causa; expectantes al nacimiento de cualquier insospechado movimiento vanguardista del que algunos puedan seguir apegados a la lactancia. Mientras tanto mantengámonos a la espera.  
                                                

miércoles, 6 de junio de 2012

LA CONJURA


“El dinero es un estiércol estupendo como abono, lo malo es que muchos lo toman por la cosecha”   Joseph Joubert, ensayista francés.

Personas de cierta edad; ejemplo: nacidos en la década de los cuarenta del s.XX. Recordarán con total seguridad, hechos y contrastes, que con frecuencia sucedían durante los años de la oprobiosa dictadura en la que medramos, algunos, con evidentes muestras de carencias múltiples.
Muchas fueron las ocasiones en la que los sufridos súbditos de España, por entonces, la de juntos en la unidad de destino Universal; tuvimos que soportar –supongo que algunos lo disfrutarían-, aquellas sublimes arengas patrioteras: dieciocho de julio, día de la Hispanidad, mensajes fin de año, etc.;  y muy al final, aquellos litúrgicos actos de afirmación nacional como respuesta a las proclamas de rechazo al régimen provenientes del exterior. Era una constante, no eran hechos casuales, sabíamos quienes y donde se alimentaba aquel odio. Era la conjura judeo-masónica.
Una cantidad considerable de españoles –a base de pelargón y leche en polvo-, conseguimos llegar hasta los tiempos de la libertad; autentificada por la constitución, democracia y demás….
Llegamos a la cima en derechos, progreso y bienestar. Sacábamos pecho allá donde fuéramos; ejemplo y envidia dentro del opulento y pomposo occidente. Habíamos roto con atávicos complejos. Éramos felices.
Sin esperarlo, sin advertencia de que no siempre podría ser igual. Nos invitaron a levantar el pie del acelerador. Iniciamos un pequeño intento –una temporada de 120 a 110 km.-, baldío esfuerzo. Nos lo había dejado escrito y muy claro aquel caudillo por la gracia de Dios: “Recordad siempre que los enemigos de España no descansan nunca, están siempre al acecho,”.
¡Zas!. Lo que tenía que llegar, llegó (ley de Murphy). Con suavidad, con sordina, sin huelgas ni manifestaciones, sin violencia. No venían del exterior. Esta vez los enemigos estaban dentro, en casa: la conjura euro-amasónica. Si. Si. Si. Sin impedimento alguno, llegó y se asentó. Nos pillaron en plena fiesta, engolados, indefensos. Condenados al purgatorio, sabe Dios por cuanto. La realidad es tozuda, y tiene efecto simpatía con nombre ministro: De Guindos; es decir, de los que guindan, los que trincan; a plena luz, con alevosía. Todos sabemos quienes son, sus nombres y donde habitan. Solo eso.
Como será de grave y peligrosa la situación, según me ha comentado off the record  persona, generalmente, bien informada en cuestiones de la Zarzuela, que, algunos miembros de la insigne institución que lo habitan, duermen con el joyero dentro de la cama.
Regresamos, volvemos a lo nuestro, lo que nos identifica, lo de siempre: la épica “…disparad contra nosotros, el enemigo esta dentro”.




     

jueves, 24 de mayo de 2012

FINAL DE CICLO




Todo empezó para mí hace unos días. Una curiosa y escueta noticia de carácter científico aparecida en los periódicos había llamado mi atención. Trataba de unos fenómenos físicos acaecidos en nuestro planeta durante la era mesozoica y por extensión a sus periodos. Sucesos desconocidos o al menos no revelados al común de los humanos hasta fecha. Desde entonces, me encuentro entregado –inmerso-, ampliando datos y preparando unas charlas-didácticas sobre el contenido de los mismos. Pero…de esto ampliaré datos mas adelante.

POR FIN, EL FINAL.
Una vez más, y, de tantas, podríamos perdernos en la noche de los tiempos. Vuelven las proclamas, como de costumbre agoreras, estremeciéndonos, sobre el oscuro devenir de la existencia humana en la tierra.
La historia siempre es la misma, repetida. Solamente se requiere cambiar hábilmente los enunciados de la arenga. Cabecera grandilocuente, de contenido hueco y de inútil comprensión. Extravagantes y estrambóticas definiciones de marcado acento fatalistas.
Sesudos y locuaces prohombres, vamos, divulgadores de causas diversas; propagandistas universales de lo errático o verdadero. Brújulas o guías de cuanto malo pueda acontecer al evolucionado, y a la vez, decadente homo sapiens. Suelen ser cabeza de cartel:  gentes ilustres. Cotizan al alza; ex-presidentes de gobiernos o políticos purgados o arrinconados en el limbo de cualquier cámara supranacional. Ex-secretarios de organizaciones de carácter internacional: ONU, UNESCO, FAO, FMI, etc. También priorizan algún que otro premio Nóbel; preferentemente, de la Paz, Economía o Literatura. Filósofos trasnochados, profetas, ítem. ítem. Foros de lo más diverso, en los cuales suelen deleitarnos con singulares teorías; agujeros en el ozono, calentamiento del planeta, peligro atómico; agotamiento de recursos varios; en fin, muy feo todo: las siete plagas bíblicas. Por el contrario, comités de pacificación, de sabios, de mediación, verificadores, veedores, deconstructores (muy al uso) de lo imposible. Pondrán gran empeño en edulcorarnos la vida. Las fuentes de que ilustrarnos son infinitas.
Bajando el diapasón, a nivel Ibérico; disponemos de una pléyade variopinta y multidisciplinar. Cátedros eméritos, necesitados de audiencia que alimente su ego, y de paso la cuenta corriente. Algún que otro trasnochado jurista de cuarto turno. Como no, los santones eternos y garantes de las buenas letras patrias. En fin, trasuntos de varias disciplinas y diverso pelaje: la nómina sería cansina. Los escenarios; cualquier ámbito. Dejémoslos en paz. Veo que estoy cayendo en sus redes, poniéndome pedante.
Como indico en el enunciado, esto se acaba, finiquita. Siguiendo con el hilo de la introducción; como decía, son muchas horas empleadas, quitadas al descanso y al placer. Espero que con el rendimiento de tanto esfuerzo vea recompensada, y saneada, mi paupérrima economía y baldía existencia.
La noticia en cuestión, madre de todo esto, decía más o menos así:

“Científicos de la Universidad…., han llegado a la conclusión, que, las causas que provocaron el calentamiento y deterioro progresivo del Planeta (Tierra), fueron originadas por las flatulencias de los dinosaurios, debido a la importante acumulación de gas metano que como consecuencia de aquellas derivaban”. Así, claro y sencillo.

A mí, no me dejó convencido tal información. Comencé a comerme la cabeza, hacer cálculos –elementales claro está-; queriendo ir más allá.
Sería fácil imaginar, que, las flatulencias irían acompasadas de estruendos sonoros, que supondrían extraordinarias tempestades. Si a esto sumamos el tonelaje de materia fecal que despachaban, podemos hacernos una idea del compost que se formaba. Fácil, igualmente, colegir los caudalosos y perfumados ríos de orín que irían a parar al mar; después, ya conocemos el proceso. Nada de asteroides, invasiones cósmicas, cataclismos y demás teorías. Todo lo contrario, ellos mismos, asfixiados en su propio hábitat.  Extraordinarias, gigantescas y repetidas galernas fétidas, acabaron con su existencia.   
Como decía al principio, muchas horas de estudio y esfuerzo. Formulaciones físicas de todo tipo; tablas matemáticas diversas, estadísticas, mareas; consultas a voces autorizadas. Finalizando, con probaturas a escala con residuos de primera mano. Conclusión.
Para no cansar con tecnicismos, diré, que la Tierra desde todo aquello ha ido orbitando a tumbos, lo que explica que las témporas y demás no resistan cálculo ni medición alguna. Se les acabó el chollo.
Titulo escogido para la charla-conferencia:
“Desde los Dinos……..hasta Chanel nº 5”


TRACA FINAL.

Para cierre de Ciclo, nada mejor que una impresionante explosión de luz y sonido, en un final de concierto de PINK FLOYD. Con ellos también se cerró  un ciclo en la música pop.
(recomiendo ver vídeo completo)


























   





sábado, 29 de octubre de 2011

Carmen Rigalt ( y el Jovellanos).

Faltaba el vals de los príncipes.


El pasado día 23.10.11 en el diario El Mundo, en la crónica social dominical con la firma de C. Rigalt, aparecía bajo este titular su trabajo semanal. En el mismo hace una burda referencia a la entrega en el Teatro Campoamor de Oviedo (al que ella denomina Jovellanos). Confiado en que este retardo de la gauche divine barcelonesa quisiera envolvernos con su delicada e irónica estulticia, continué leyendo. Como es de su estilo cargó contra todo aquel que había asistido a tan caduca, cursi, rancia, pacata y carente de interés entrega de los Premios Príncipe de Asturias, incluyendo en tan retrogado evento a los miembros de la Casa Real. Añade la efervescente representante de la progresia, que ella jamás había asistido a tal ceremonia: a quién puede extrañar, con solo imaginar que se presenta a la cita en ciudad y lugar equivocados, nadie para recibirla y nadie a quien preguntar. En fin, sobre la crónica merece poco más, en su papel, repartiendo epítetos para todo asistente. Admito por mi parte, que siempre me pareció extraño, casi imposible, que esta señora no haya estado nominada para ministra de la “cosa” ya que reúne, inequívocamente, el perfil exacto y preferido por nuestro presidente de gobierno en funciones; máxime cuando en su domicilio –supongo también que hogar-, respira los efluvios que rezuman la esencia del puño y la rosa. Este paradigma trasnochado del “malasaña” madrileño; quizás ignota en el barrio de Salamanca (ella manifestó en mas de una ocasión su aversión al lujo y las joyas), puede que ahora su parroquia se encuentre en Chueca. Quiero poner en su favor que como intuía al principio de la crónica que nos ocupa, jugaba con hábil sutileza, con su bagaje intelectual y gran riqueza de sintaxis quería inducirnos al engaño. Me explicaré. Hace ya bastante tiempo persona próxima a mi, miembro de la directiva de una federación deportiva regional, me confesó –con gran sinceridad-, el trabajo que le había llevado discernir entre distintas categorías competitivas. Al fin, –me contaba- se había dado por enterado de que la categoría conocida como júnior en realidad se pronunciaba senior. Pues sí es verdad, la cronista, con habilidad, finalmente, nos llevo a su juego; realmente el Teatro Jovellanos de Gijón, fonéticamente se pronuncia Teatro Campoamor. En fin la cosa merece poco más. Como -todos y todas-, los culturetas sectarios desprecian lo que ignoran. Este fallido replicante de Umbral, sigue deleitándonos con sus dotes. Después de años de pescante en tareas periodísticas y ya con edad para pasear nietos, continúa en el punto de partida, en origen; nihilismo, es decir: nada. Poco puede zaherirte un provinciano como yo. Vos sos la cultura.

(autorizado por el autor)